sábado, 21 de diciembre de 2013

Todavía

Todavía


Todavía camino,
estoy llegando,
¡siénteme en tu costado!,
en tus manos un arrojo de
sueños repite mi nombre,
todavía no se esconde,
ni tu rostro, cuando te pienso,
ni mi rostro
cuando el sendero tiene tanto
de ti y de mí y de este amor.

Todavía es mi palabra,
esa que me reemplaza cuando la piel
a duras penas soporta otra batalla,
y es ahí cuando todavía se abalanza,
¡no importan los errores,
mucho menos los miedos,
todavía está ahí el cielo!,
el mundo tiene sentido,
todavía me siento niño.

Es que entre el sentir y el andar
todo parece una ronda,
a las estrellas les da por jugar espiando a la tierra,
la luna se siente princesa viajando a tu
ventana diciéndote:
¡vengo por ti!,
y el sol ríe entre los trigos,
y todos derriban gigantes mientras duermen.

¡Todavía mis almas son como flores,
a veces junco, otras simple hierba,
pero siempre horizonte!

¿Almas?,
¿acaso hay más de una?,
¡claro que si!,
los ojos tienen un alma cuando se reconocen en una mirada,
las manos tienen su alma cuando en penumbras
ascienden y encuentran,
la ternura sabe del alma cuando en los labios despierta,
la sencilla claridad tiene ese alma
cuando el amor comienza y así hasta el infinito.

Todavía un mundo de alas me crean,
un nido de vientos me agita sacudiendo mis pasos,
es cuando se estrecha en mí tu palabra,
cuando el silencio es el silencio mismo
y la nada y la espera,
es como ese poema que ha quedado a la orilla
pero todavía es sangre viva
porque todavía hay arena en su lado abierto.

Todavía el cantar de los pájaros es mi tiempo más tibio,
todavía tengo sueños y gozo y contagio,
todavía ando sonriendo a la ignorancia,
todavía siento en mí tu fragancia,
como si ya hubieras llegado,

¡todavía es mi palabra
y tú mi poema inconcluso,
mi lugar!

T de S
MRGC
Namaste