sábado, 28 de diciembre de 2013

Sucedo

Sucedo

 
Hay momentos por todos
lados, este es uno,
como el de pronto
que se hace noche y tú no llegas,
o la tibieza de un TE AMO en un
trozo de papel sobre la mesa,
momentos,
mirando el cielo,
dejando en el marco de la ventana un deseo,
dos besos, tres promesas.

Aquí sucedo,
en este momento,
y me detengo en el tiempo y simplemente soy,
al acecho de oídos mejores,
con la esperanza de una mirada mensajera,
a prueba de saber y desvelarme,

soy,
para las aguas que quizá desborden,
para las lunas que inauguran la lluvia,
para los ojos que sin argumento son semillas de palabras,

soy,
dibujando por primera vez las nubes,
como cuando era como vos,
y la libertad se me ocurrió un día.

Hay momentos que funcionan bien,
como los eslabones de una cadena que parecen
hacer siempre lo que quieren,
como echarte de menos y convencerme que así es el amor,
así, para que no te olvide,
para que conocerte sea una bella forma del silencio,
para acordarme de tu cara grabando en la piel
de un viejo árbol, tu nombre y mi nombre,

momentos,
y las caricias hablan y hablan,
y rimas mojadas duran y duran,
y sueños desprolijos sueñan y sueñan,
para empezar,
para continuar,
para despertar en esa intimidad en que tú y yo
no somos demasiado cautos,
y nos abrazamos sin importar si nos caemos,
y nos tenemos,
y nos creemos eternos,
y tú, una mujer desnuda, y yo,
un hombre desnudo que tienes a mano.

Sucedo,
entonces el aire se acuarela y todo vibra,
y tú, esa red que espera y desespera,
y yo, que TE QUIERO,
como se quiere sin pedir garantías,
como se mira lo que está bastante claro,
y tú, que te desprendes de mis labios y te vas haciendo.

Momentos de versos buscados,
para que tú no seas como otras palabras,
para que yo, el sitio de tus primeros ojos,
la llave que invento en las paredes.

T de S
MRGC
Namaste