miércoles, 4 de diciembre de 2013

Poema a un hombre enamorado

Poema a un hombre enamorado

 
Las manos de un hombre enamorado,
se vuelven cuerpo de niña a mujer,
entrega de valles en paisajes de caricias,
brisas labriegas que desnudan la tierra,
y crean pájaros,
a la hora de caer en el amor,

los labios de un hombre enamorado
se vienen mundo de piel,
no tienen sed,
tan sólo la impronta de conquistar
sin límites, no ven la tarde,
no más se pierden en un pedazo de sol,
y se dejan rodar donde el crepúsculo corre,

los ojos de un hombre enamorado son
mitad de luna,
errantes de estrellas,
un sin fin de promesas calladas,
de miradas de cielo y tempestad dispersa,
sus espigas son el viento que incendia las rosas,
ellos juegan con las sombras,
la ansiedad es su camino en rocíos,

los sueños de un hombre enamorado bastan
para su libertad,
llegan hasta su alma,
duermen en su ilusión,
le poblan de ecos y cántaros de nubes
en un puerto sin mar,
le permiten amar con flores
de agua y racimos de nombres,
y lo encuentran hombre,
hombre enamorado amarrado a un abanico de mariposas,

los besos de un hombre
enamorado llueven cerezos,
cuando el tiempo se siente lejos,
y su voz no puede alcanzarla.

T de S
MRGC
Namaste