sábado, 7 de diciembre de 2013

Pedazos de ternura

Pedazos de ternura


Hay versos entre las nubes,
pequeñas rimas livianas
como esos besos
cuando se ama,
dulces universos de agua
que vibran palabras,
las hay seguras del amor,
las hay melancólicas de otoños
y peregrinas,
entre el tiempo y la soledad,

hay siluetas que se anuncian en faroles
a mitad de la calle,
hay senderos de sílabas que jamás
podrán decir lo que sienten.

Mis labios vienen, van, desaparecen,
entre los dedos guardan esa caricia en ramillete,
como sentimientos desgarrados de repente,
como esa luz encendida en la distancia y un destello,
como ese cielo rebelde que ha quedado ahí, colgado,
como una cándida lágrima que es siempre
un poema enamorado.

En el lugar de las cosas invisibles TE QUIERO,
como esa barca en el puerto con sus remos elevados,
a cambio de nada TE QUIERO
sólo por quererte así,
como el viento cuando juega en tus cabellos,
como esa brisa que te roba sonrisas y desnuda,
cuando tú, incrédula,
imaginas que para escuchar mi voz basta
con que camines descalza,

TE QUIERO,
y me transformo en ti
y tú sin saberlo habitas en mis huellas,
y las palabras no dichas son como esas alondras
que giran y giran hasta lloverme en
vértigas orillas de poesía,
y TE QUIERO,
como ese inocente ocaso que transparenta
todo por un instante,
TE QUIERO.

¿Escuchas?,
¡algo dicen ahora las nubes!,
es como una fragancia,
¡algo sueñan las rosas en el jardín!,
son como llaves,
es como que alguien sabe y entonces acontece.

Te espero allí,
con el alma abierta y la piel sedienta,
tomaré tu mano,
besaré tu boca,
te miraré sin querer perderte
y de vuelta entre mis dedos me quedaré en tus ojos,

TE QUIERO
en pedazos de ternura.

T de S
MRGC
Namaste