lunes, 2 de diciembre de 2013

Lo demás es ruido

Lo demás es ruido

 
¿Quién eres?,
¿quién soy?,
el día llega como resultado
de la noche y el día otra
vez y la noche y así en una
constante rutina,
¿cómo puedo sentirme inundado?,

he acordado en este tiempo
nunca jamás decir para siempre,
no preguntar donde me lleva la vida,
simplemente caminar sin despedirme,
¡qué más da!,
¿acaso no dicen que la tierra es redonda?,
¡ya volveré!

Las hojas que la brisa agita con su voz,
los arrebatos de ese árbol que medita desde
hace tiempo, pero no lo sabe,
la quietud del paisaje que parece prepararse
descubriéndose poco a poco,
las respuestas que la soledad siempre da,
el silencio que es un retiro que vuela
y que vibra en ello,
lo demás es ruido.

La conformidad no existe,
vivimos como lobos jurando ser corderos,
acechamos convencidos que todo es nuestro,
todo, menos los errores,
no creemos en los pasos,
ni siquiera en los intentos,
¡somos resultadistas!,
¿qué es eso?

Apagamos la luz para confundir al amor,
nos atamos a oscuras,
¡egoístas!,
nos condenamos a la envidia,
nos decimos selectos,
matamos lo que no ha estado vivo,
ni siquiera demasiado cerca,
somos cuerpos juntos que no saben compartir,
lo demás es ruido.

Lo demás es ruido,
esto he sido, esto seré,
voy vestido con ropas rotas y esto es todo,
me entrego al caudal de un río,
a las dos orillas del mar,
al adiós breve del sol y la luna y su eterno volver,
porque soy vacío que se detiene en su sombra,
porque recibo la belleza tan sólo aceptando la vida,

¡considera alma mía repararme entre tantos hilos!,
¡compárteme!,
quiero caer en sus párpados diciendo su nombre,
quiero que entienda que en medio de cualquier conversación,
está mi corazón desnudo,
y es eso justamente lo que importa,
lo cotidiano es el cabello,
el paso fugaz ante un espejo,
mirar sin sentido,
respirar hasta perderse,
es romper las cadenas con un abrazo,
¡lo demás es ruido!

Algún día lo sabrás,
en tu alrededor están mis ansias,
algún día desertarás y te sentirás repentina,
y las palabras de amor se contarán por años,
y terminarás de escribir esa página inconclusa,
y un último verso entregarás al azar,
y las cosas pulidas resbalarán,

¡lo demás es ruido!

T de S
MRGC
Namaste