viernes, 6 de diciembre de 2013

Juegas a enloquecerme

Juegas a enloquecerme


"No sé qué es la poesía,
tampoco qué no lo es,
a las nubes dejo el resguardo
de los sueños que esperan". 

Ayer por la noche el cielo se
despobló de estrellas,
era como si tú en todas ellas
te volvieras ese pedacito de tierra bajo
mis pies, y de pronto, una suave niebla
borró las líneas de mis manos.

Tu voz fue ese pájaro que ya tarde
no podía hallar su nido,
¿me acompañas? - dijiste,
¿dónde? - pregunté,
¡a un lugar donde ser felices
por un buen tiempo! - y te miré,

y desperté en tus sentidos,
y fui ese cómplice entendido
que te pensó sin querer,
y te amé hasta perder una a una
las eternas horas en que te sueño,
en que grito para mis adentros queriéndote retener
en mi pecho,
donde guardo mis suspiros,
en las noches en que te respiro
y recuerdo cuando entre tardes te miraba y te pintaba.

Sé de sueños y de silencios,
sé de sentirte a mi lado,
sé del encuentro que no se ha dado
entre tu cuerpo y mi cuerpo,
sé de ti y de esa lluvia,
que en la travesía hacia tus labios me encuentra
siempre deseándote,
sé del suelo y de tus abandonadas ropas,
sé del viento que entregas al otoño y de las hojas,
sé que amas, como yo a ti.

En el recorrido hacia ti tropiezo
siempre con mi corazón,
torbellinos rebeldes y sedientos
que me hablan de momentos,
y gemidos en el horizonte,
como si tus playas y mis sierras fuesen el mismo paisaje,
y todo cercanía,
y roces contínuos,
y acelerados latidos,
y la brisa que nos envuelve y se pierde y así.

Es inevitable el placer cuando siento tu cintura,
mi habitación casi a oscuras te imagina descalza hacia
una muy tenue luz,

¡quería saber de ti
desde lo más profundo!,
¡que sea tu verdad lo único!,
¡quería desnudarte con palabras,
liberarte de tus miedos y pedirte, QUÉDATE!,

¡mis manos aún te tallan,
tus contornos son míos!

T de S
MRGC
Namaste