martes, 10 de diciembre de 2013

Es un papel

Es un papel


En donde estoy,
en donde conjugo las palabras
y las letras se comparten en toda
su sencillez,
en donde la pasión palpita por dos,
y la calma es ese pensamiento tardío
que se asoma,
envuelta de calles,
inquieta,
escribiendo.

Estoy dispuesto a ser rocío
y que me mires,
como esa lámpara tenue en un rincón de la pared,
como esa cicatriz que ya no recuerda
el por qué lloras,
apacible de anhelos te quiero en mi mundo,
en mis quietos recuerdos,
en mis estrellas blancas,
en ese dulce alba en medio de los versos,

¡porque te quise a tu hora!
y tú lo sabes,
¡porque en el lugar preciso fui tu hombre simple!,
tu terrible amor.

En donde estoy,
en ese alma de poeta que a veces se encuentra,
en ese niño que le da por llorar y temblar,
en esos vientos que se ofrendan al mar
y persiguen silencios huídos de las sombras,
y la noche es un manojo de tus manos y de mis manos,
y tus labios un misterio,
y mis labios donde todo es ronda.

En donde estoy,
derribando miedos como se corta una flor,
cambiando castillos de arena por un TE QUIERO,
donde los ojos son una simple claridad
y el amor se crea con alas y así hasta el infinito,

y TÚ, que te agitas en torno a mí
seduciendo mi descanso,

y TÚ, mi absurdo remanso estrecho en mi corazón,
donde la rima más breve es toda mi razón,
donde el sol y la luna sin saberlo
es todo en donde estoy.

A la orilla de mi sendero
mi sangre sabe de fragancia a leños,
árboles inmensos llenos de cielos
con un pecho de montones,

montones de gargantas de sordos navíos,
montones de universos que están a solas,
montones de escondites sin encontrar jamás la voz,
montones de pájaros que contagian de gozo al despertar.

En donde estoy
el poeta aún es un papel que sueña su poema.

T de S
MRGC
Namaste