jueves, 5 de diciembre de 2013

Culpable

Culpable


He soñado contigo,
una rosa azul pendía de tus manos,
yo vestía de negro,
por segundos respiré tus labios,
fui tu silencio,
los paisajes de tu cuerpo eran de arena,
palabras de arena mi tinta y mis versos,

no descansé en ti,
más hubiese querido un beso,
uno de esos colores que parecen sueños,
que desordenan las noches cuando sin
planear que llegues,
te pienso y te pienso,
yo lucía de negro y tú,
el ocaso de cada suspiro,
he soñado contigo,
al borde de una lágrima fui más que el recuerdo.

Cuando solté mi cordura
volé por cielos y deseos,
y mis ojos aceptaron que me gusta leerte
y escribirte continuamente,
porque me encanta ese cierto instante
del que adolecen las nubes,
como la melancolía de las flores,
como ese tiempo cuando cada sensación es eterna,
y jamás, es la quietud de la voz.

Como el mejor secreto mi traje negro
me acostumbró a poeta,
tu poeta distraído entre romántico y lejano,
esa manera sutil en que te dice que te ama
cuando la poesía está en otra parte,
tu poeta errante,
tu castillo de naipes junto a ti,
he soñado contigo,
esta es mi forma simple de decirte que eres TÚ.

La rosa azul tiene el rostro de
esa bienvenida esperada y en temblor,
esa caricia llena de alba,
de luna y de sol,
esa puerta que quiere estar mitad distante,
mitad en esta habitación,
he soñado contigo,
me has hablado de ti,

que no eres una mujer común,
que la esperanza te alimenta,
que mis momentos de pasión llegan con calma a ti,
pero llegan,
que aún me recuerdas,
que aún me esperas.

Se ahoga el alma sin la utopía
y yo otra vez repitiendo tu nombre,
culpable soy,

¡amor si me apuras,
me abrazaré a tu espalda!

T de S
MRGC
Namaste