jueves, 5 de diciembre de 2013

Cuando pienses en mí

Cuando pienses en mí

 
Te pienso,
¡vaya sorpresa!,
más allá de quererte por quererte sin más,
mi piel estremece y se va,
huye tras de ti como cántaro al agua que lo clama,
mi bella mujer enamorada,
te incito a pensar en mí y piensas,
¡vaya tu estrella!,
un día sin mi corazón y tu cuerpo arde,

te pienso,
¡vaya promesa!,
más allá de la espera, te sentí,
sentí tu miel de hierba en mi espalda,
sentí tus manos recorriendo mi desnudez,
te sentí gemir de placer mientras tu boca exploraba,
sentí tu sexo palpitar y mi sexo expectante,
te sentí por un momento vacilante pero,
cuando descansabas en mi pecho,
entre mis brazos y el cielo,
murmuraste TE AMO,

te pienso,
¡vaya tibieza!,
la medida de mi amor viaja sin verte y no es necesario,
no necesito tocarte para consumirme en tu fuego,
no necesito un beso para dejarme robar por tus labios,
no necesito me hagas tu presidiario para desear,
que quiero caer de amor y sangre en la cárcel de tus ojos.

Recostado en tu nombre siento,
que pasas lentamente y cálida,
que te vuelves mi mirada,
cuando tu amor sincera mi alma,
cuando me apasionas plenamente de ti.

Te pienso,
¡vaya poema¡,
¡déjame descansar de sueños en tu hombro!,
¡acaricia mi rostro como si estuvieras aquí!,
aquí, róbandome como una rosa le roba
al alba sus versos en rocío,
como el cristal, un rayo de sol y deseo,
¡cae en mí y sé para mí!,
para mi cuerpo,
para mis momentos,
para mis pensamientos que sólo saben de ti,

contigo puedo volar,
¡desgarra las mañanas cuando pienses en mí!

T de S
MRGC
Namaste