viernes, 20 de diciembre de 2013

Como si me conocieras

Como si me conocieras


Como si me conocieras,
te me quedas en el cuerpo
cuando te alejas,
sintiendo ese silencio
que no necesitas
pero bien sabes que es tiempo,
esos momentos que buscas para hallar un motivo,
y desearme y decirme.

Para amarnos sin pausa no es
necesaria una cita, verás,
la vida suele tener esquinas en donde la brisa
siempre desnuda el alma,
una sonrisa que sólo la distancia comprende,
un deshoje constante de las hojas y entonces,
brazos desnudos que parecen árboles,
besos furtivos que son cada deseo,
y el roce del viento que a traición se clava en ti,
y en tu calma mi recuerdo.

Como si me conocieras disfruto de ti,
de morir en tu boca,
de rodar como cae el agua casi mordiéndote,
pegado a tu solo soplo, a tus manos,
a ese verso erizado en donde los sueños
aún están en los párpados,
y entonces me miras,
como se escucha la mitad del mar desde la arena,
como dos mitades tú y yo,
lo que no me dices,
lo que ya te dijera.

Eres lo que está dentro de mí y también tan lejano,
ese viaje inacabado que decide siempre mi ventana,
si mis serenos labios privados de tu cuerpo,
si mi barco altivo a por tus ojos abiertos,
si esta paciencia que nos demora
mientras la noche espera el día,
y yo suspiro,
y tú suspiras.

Como si me conocieras,
broto desde tu fondo y subo y crezco
y me suspendo en ti,
y te pienso,
y te sueño,
y te adivino,

como si me conocieras,
el deseo de escribirte
sólo bastó que mis ojos un día te vieran,

como si me conocieras,
escribes tu mejor poema cuando me miras.

T de S
MRGC
Namaste