domingo, 15 de diciembre de 2013

Al amar siempre se vuelve

Al amar siempre se vuelve


Amor,
como una quieta esfera,
como una promesa,
como un suspiro que un
niño repite entre palabras:
¡juega, juega conmigo!,

amor,
de ojos soñados y pasos de cenicienta,
de labios que se elevan que no
piden más tesoro que un beso,
un beso como un refugio,
como un pedazo de tierra,

amor,
cuando en la noche prefiere un TE AMO
en el mismo espacio,
un viejo sillón que suena a
romántico y hace distinta la habitación,
corazón en la misma cama de un rostro confiado,
manos sin más equipaje que un torrente de amor,

amor,
entre versos de estado puro y fragmentos,
momentos de sola voz vueltos deseo,
una mirada hacia dentro
como un poema vivo y un TE QUIERO,
y escribir, cuando se mecen los sueños,
cuando mis ojos desnudos hasta tu soplo de aire,

amor,
que como piedras de río renaces intenso,
con tus pequeños dedos en mis madrugadas,
y que me llames poeta en tu forma de expresarte,
¡no soy poeta, soy tu hombre!,
ese silencio que poesía,
que en ninguna otra parte.

Amor,
por aquí he marchado, por aquí me detendré,
al amar siempre se vuelve, al alba, a ese pasaje,
a la rama entre el viento y la sombra,
a ese coraje de ser otra vez el mismo tiempo,
entre la piel y el horizonte,
indicio del sol,
camino abierto,

amor,
dime amor,
¿qué es el amor si no eres tú?

T de S
MRGC
Namaste