sábado, 30 de noviembre de 2013

Lo conoces

Lo conoces

 
En sus hojas duerme
el viento, en sus manos
se puede rastrear la lluvia,
la magia de sus noches
es el silencio,
cuando te abriga y te eriza,
cuando jugando a ser espiga te recuerda
y con aroma a lirio desnudo te confunde,

como cuando te enamoras,
no necesitas
creer en el amor,
lo conoces.

En el hueco de mi boca se cambia
de ropas un TE QUIERO,
de brazos largos se disfrazan arrogantes sueños,
el ocaso se vuelve costados,
la voz, la memoria de un espejo,
y entre las horas que pierden los ojos
y la distancia ansiosa de una palabra,
lo conoces,
es ese deseo de suspiro,
ese rendido pecho desatado en llanto,
ese vertido amor en versos,
esa curva del tiempo, nuestro tiempo,
esos requeridos pasos.

El amor te amará, lo sé,
y lo hará en todos esos instantes en que no has vivido,
tu corazón tomará la delantera,
a sugerentes caricias despojarás de vendas,
se volverá frágil tu aire,
recién llegada será tu piel cuando se acerque,
y existirás en el fruto que se agita,
¡lo conoces!,
él prevalece en tu almohada,
es tu paisaje cuando abres las ventanas,
es tu creencia cual gota y melancolía,
es esa herida que sin labios se asfixia,
y te sorprende,
haciéndote añorar.

¿A qué hora llegas?,
¡tócame!,
¿me besarás?,
¡no lo hagas sin sentirme!

Quiero tus caricias, y tus miradas,
quiero entregarme a ti,
quiero ser de ti
en esa pausa de tu cabello en mis dedos,
en ese aroma que no puede dormir si no es conmigo,
lo conoces,
él es feliz con lo poco,
en sus letras te habla del mundo y de sus
muchos caminantes,
lo conoces,
es esa rima enredada que no puede saciar
la timidez de sus musas,

es como cuando te enamoras,
te arropas entre sábanas,
presumes ante la nada,
y deliras como el amor en un laberinto.

¡Lo conoces,
te desnuda al atraparte con sus lazos!

T de S
MRGC
Namaste