lunes, 4 de noviembre de 2013

Intemporal

Intemporal

 
Te prometo que en esos días
en que el sosiego no habite
en mi alma,
que no encuentre ansias y sueños,
que el destino no florezca de nuevo,
y que las palabras no dichas
sean esas caricias que tanto anhelo,
te prometo revolotear libre en el viento,
libre de aire, lleno de besos,
prométeme que estarás.

Te prometo que cuando la oscuridad
no sea la de la luna y las estrellas,
cuando la soledad se haga dulce,
cuando la ausencia sea belleza,
sutil y quemante,
te prometo irte a buscar,
pertenecer a algún lugar,
escapar de todo lo que me hace perderme
en mi propio mundo,
prométeme que escucharás.

Te prometo que si en el fluir de un TE AMO,
yo dejara de pronunciar tu nombre,
y junto a las ventanas el silencio sea de miedo,
y mis versos conspiraran en mis manos desnudas,
te prometo hallarte en la ternura,
verte con esos ojos que nada miran salvo a ti,
y descubrir tu boca,
esa que al viento parece lejana, diluída en la nada,
esa de memoria distraída cubierta de sombras,
prométeme que sentiras.

Te prometo que si no pudiera sentirte a mi lado,
que si las promesas de amor no me hicieran
volar contigo, que si el lugar donde mis alas
quedaron no alcanzara para mirarte,
y cercar tu brillo,
y ser el verdor de tus pasos cuando juegas a recorrerme,
te prometo repetir incansable que soy de ti,
porque nada más el amor me roza,
porque en tus pétalos me abro,
porque donde la vida me lleva a encontrarte,
prométeme que acudirás.

Prométeme un porque sí,
y yo te prometo un TE QUIERO,
prométeme un cielo de suaves solapas cada alba,
y yo te prometo enamorarte hasta el suspiro de las aves,
prométeme esa palabra indecisa que me hace desearte,
y yo te prometo el clamor de mis labios,
prométeme que a raudal me amarás,
estando yo despierto o dormido,
te prometo el infinito, sin más y al descubierto,
un amor de una pieza por entero,
un corazón ciego,
querernos como dos locos, tú y yo.

Te prometo un beso intemporal,
prométeme me besarás.

T de S
MRGC
Namaste