sábado, 2 de noviembre de 2013

Cosa de dos

Cosa de dos

 
Para ti,
 
"porque en la simpleza de amarte,
la ternura de encontrarte y el suave sendero de tus caricias,
he de hallar la ignorancia de las horas que no saben de sueños,
un vuelo, donde no son necesarias las palabras".

A mi sólo se me ocurre amarte,
amarte como un estanque a la rosa que
en su azul de seda, crea en su agua
desnuda de tiempos, y confía, amarte
como el aprendiz en demasías de vientos,
que se abre precoz a los jardines que buscan
y se cree todos los colores, amarte,
de repente, de improviso, sin permiso,
sorprendiéndome de esta entrega vuelta amor,

a mi sólo se me ocurre darte el corazón,
y volverte a amar desde el cielo, como ama el
otoño de aves que brotan, como las alondras de
arenas recientes cuando el mar copula con sus olas,
y las sombras se vienen verdes, rojas y azules,
extraño arco iris del alma cuando mis ojos se
encienden y apagan, como los latidos de luz
de mis inocentes estrellas,

amarte, a mi sólo se me ocurre amarte, culpable,
palpitante, proclamando tus ojos, ansiando repetirme
en ti cada vez que me dices TE AMO, amarte,
como el horizonte que nada promete al mundo y
sin más, está, sin partir pese al viento, sin agitar
en tanto las velas, deshojando lentamente mi sonrisa,
la mirada, las huellas de mi piel y mi nombre
desesperado que de ti, agoniza,

amarte, a mi sólo se me ocurre
amarte atado a los anuncios de tus labios,
encendido en tu andar, preguntando a tus silencios por ti,
amarte precoz, brotando en tu árbol,
arropado en tus noches entregándote las
llaves de mis piedras, amarte, encerrado en tus gestos,
sin tinta ni alas, ni paisaje erizado que decías tú,
que podía yo, amarte, a mi sólo se me ocurre amarte
sin aire, esperando, nuestro amor es cosa de dos.

T de S
MRGC
Namaste