miércoles, 6 de noviembre de 2013

Confidencia

Confidencia

 
Tuve un día una ilusión,
forjar el amor día por día,
y así fue como que un día
te pensé, y al siguiente te soñé, para más
tarde extrañarte y volver imposible mi estar
sin ti, y comprendí al mirar que el amar en mí,
se había vuelto una cadena.

Para ti

Mis ojos se han venido árbol en las orillas
de tu cuerpo poco a poco, mis manos la
certeza de las hojas, con las que nuestros
niños juegan cuando el otoño todo lo desnuda,
mi aliento la ternura que desde el cielo cae,
siempre dispuesta a tus secretos más profundos.

Ambiciono tus frutos, tu luz y tus silencios,
a veces me cansa el manoseo absurdo con
que el mundo trata la palabra, me gusta pensar
que una poesía y un niño pueden cambiar los
sueños, y la voluntad del dueño, y la verdad
que rueda sin nombre como alma sin sendero,
como lámpara olvidada en un oscuro rincón.

Por mis puertas entreabiertas cada mañana se
cuela el sol, y un aroma a flores de hijos,
y una mirada sin paisaje traicionando los
espejos de mi casa,
¡ahí las brasas!,
¡ahí los besos que llenan el alma,
rescatándome de un disfraz
de equilibrista!,
se hiere mi tierra de lluvia callada y vida,
el trigo es un tiempo infinito,
acompañando tu propia promesa de libertad.

Sólo un ángel acaricia mi viento,
tus momentos cuando recaes en mí,
o cuando tu fuego de deseos y alas,
o cuando enciendes un cigarro como un
cantar ignorado de sombras,
y es justo ahí que por ti me descubro gaviota
en el vaivén de tu coraje,
como un barco sin rumbo ni puerto,
ni atajos, ni arena pura, ni vista al mar en verdes rocas,
por ti corazón mío, estoy rendido ante ti en confidencia,
como el amor que acepto desde mi ventana.

T de S
MRGC
Namaste