martes, 22 de octubre de 2013

Tiempo de amar

Tiempo de amar

 
Es tiempo de amar,
derramar en estrellas dibujando sonrisas,
corretear tras la brisa que por sentir tan
de prisa nunca pude conquistar, encontrar
unos labios que se humedezcan en palabras,
treparme a las alas que proponen un mundo
de una vida en un segundo y de aceptar,
que el destino está en las manos,
que para el alma no hay pasos cansados,
tan solo el tiempo de amar,

es tiempo de amar,
de cerrar en la mirada aquellas trampas de silencios
y de olvidos, de las rocas abandonadas en el río como
evidencia de lo que pudo haber sido, pero no me atreví,
de entender que vivir no tiene que ver contigo, de las
voces por descubrir que aún penden de viejos peldaños,
de los años de ausencias y de la presencia en tu piel,
del dolor, de la inocencia y del infinito de mi cuerpo entre
tus brazos, de amarte recostado en tu regazo,

es tiempo de amar,
de volar sin culpas sólo fluyendo por la aventura del camino,
de envejecer sabiendo que en tus hojas aún estoy,
de morir hoy y renacer mañana, de los lentos deseos del
alba cuando acaricia en besos de sol mi espalda,
cuando mi primer pedido fuese marchar odiando los espejos,
cuando los reflejos de las calles sean apenas el paisaje,
cuando en un guiño de vida yo dispusiera equipaje,
porque un TE AMO en tu boca, será mi tiempo de amar,

es tiempo de amar,
de gastar mi propia sombra y borrar mis huellas,
de volver harapos mis ropas y confundirme de luz y de luna,
tiempo de dudas sobre el banco de un parque, tiempo de
llegar siempre tarde a la cita, de aprender de la ternura de
un pecado, de volverme ladrón de brumas, tiempo de amar
conjeturas y decir adiós, pero adiós conmigo e inventarme
cada noche un cuento de amor,

es tiempo de amar,
porque ha llegado mi tiempo de soñarte.

T de S
MRGC
Namaste