miércoles, 2 de octubre de 2013

El color de entonces

El color de entonces

 
Eres tú, rozando las piedras
y el vuelo, dando círculos
girando en el tiempo,
y mi cabeza en tu regazo,
es como si tú fueras una chispa de vida,

eres tú el amor que danza,
se necesita un amor para llamar a otro amor,
nos movemos entre todos los amantes,
nos reservamos el derecho a escapar de la razón,
eres tú, soy yo, estamos decididos a revivir el color de los entonces.

De frente al viento nos miramos,
nos sentimos por siempre,
no necesitamos un modelo de pared para colgar
nuestro retrato,
somos un pensamiento,
el interior a un lado de la puerta,
un barco en el horizonte que sabemos cerca, ...

¡ahora tengo esa sensación otra vez más!,

como si me dolieras pero no me dueles,
como si jugaras a través del tiempo pero no puedo oirte,
como escucharte mientras el día y la noche
y el día se deslizan por las ventanas,
pero no estás aquí,
como si morir y nacer y crecer sea mirar directamente al sol,
mientras afuera llueve o casi,
mientras es irresistible el silencio.

Eres tú esa fuerza que no acaba de partir,
eres tú quien pretende salvar a la luna con un grito desde la calle,
o robarle a los paisajes el color de los entonces,
cuando entonces respirar
era no tener los pies en el suelo,
y perdernos al hacer una pausa,
y soñar la libertad de una historia sin fin,

¡y ahora tengo esa sensación otra vez más!,

como si aquella promesa no nos hubiese roto el corazón,
como si hubiere llegado el día de quererte,
de ser tu confidente,
de necesitarte en el ocaso y al alba,
de aceptarme enamorado de ti, como ayer.

¡Eres tú,
y tú y yo,
como si fuéramos no más,
una chispa de vida!

T de S
MRGC
Namaste