martes, 29 de octubre de 2013

Cuando los ángeles caen

Cuando los ángeles caen

 
Cuando los ángeles caen,
al cielo le da por liberar a sus aves
oscuras, de escaleras y cruces por clavar,
de otro valor se torna el viento, de aire en
madero las gentes que corren,
por entre niños descalzos en apogeos de luna,
ternura de ángeles olvidados de amor,

cuando los ángeles caen,
empequeñan los cuerpos, los sueños se pierden
en un llanto incesante, el clamor va delante
de lo injusto que amanece, de las impuresas
que son huella, porque un ángel caído es
tristeza, tristeza de ironía, batalla a la esperanza,
perversidad ignorante que sin palabras habla,

cuando los ángeles caen,
los ojalá se vienen niebla que no te deja
dormir, de estrépido en jaurías tus enemigos,
de conversos y rencores las ventanas, cuando la
lluvia de ángeles acaricia sin alas, y los iluminados
son la diferencia de los caídos, tolerancia en clavos
de nubes en quiebras, así las estrellas en estruendos de amor,

cuando los ángeles caen, acaso el valor,
sorprendida quimera declamando ilusión, arrojado
corazón yaciente en tierra fría, como la vida alabanza
que deseos merecía, pálida piedra de sangre y ceniza, ángeles
sin brisa, caída la savia ya esparcida de ángeles sin mirar,
que por amar los pájaros se vuelven blanca aurora y los ángeles,
sus ángeles, una sombra del cielo, gemido en duelo de Dios.

T de S
MRGC
Namaste