miércoles, 4 de septiembre de 2013

Un lugar llamado nada

Un lugar llamado nada

 
No es difícil,
no tengas preferencias,
cuando te sientas ausente
todo se volverá claro y diáfano,
si quieres ver la verdad, no luches, distánciate,
no mantengas ninguna opinión, sé TÚ"

(un pensamiento en voz alta)

Es extraño,
mis ansias se parecen
a la nada algunas noches,
y entonces me visto para
la luna, como quien espera
con los brazos en jarra
marcando la cintura,
a que lo amen.

La puerta está abierta,
sentado en el suelo como quien dialoga
con la lluvia, reconozco que el tiempo
a veces es demasiado lejos,
¡capaz de herir los ojos las ventanas
que imaginan tu voz!,
es delicada la forma en que
suele la soledad suicidarse.

Más, quiero acariciar con mis dedos,
quiero pintar de cualquier color la nada
y su reflejo, quiero querer, aunque
más luego de la misma forma quiera
dejar de querer sin razón alguna,
quiero de la primer palabra ser el pájaro de su cuna,
y el cielo que se inventa cuando la nada es la nada,
y aguardas enramada en versos, a que te amen.

Este juego de amar y no mirar
se parece a una mirada en interrogante que espera,
a dos nombres uno en el otro para cada uno
pero sin un mundo, por lo menos hoy,
¡sé, que escribir es un instante!,
sé que mañana todo esto será un borrador
que siempre regresa, mientras me pierdo
por esa llamada que se extingue, a que me amen.

Y entonces me visto para la luna,
y me maquillo con necesidad de ternura,
y peino mis cabellos con libertad pero sin saberlo,
y me abrazo al poder de los amantes
para siempre hablar de amor,
para cambiar al mar con el viento y a las tormentas con
el mañana, ¡será que quiero que me amen,
cuando la nada es toda mi fuerza!

Un lugar llamado nada,
aunque al alba todo esto sea un borrador
que siempre regresa,
aunque mis ansias se parezcan a la nada,
algunas noches.

T de S
MRGC
Namaste