lunes, 9 de septiembre de 2013

Soñador

Soñador

 
¿Será que la casa siempre
protege al soñador?

Mi sueño de seguir soñando
sabe a mujer,
que me calma volviéndome
alcanzable, que me encuentra
cuando descubre el universo,
mi sueño para que los dos estemos,
tu aire en el aire mío,
tu amor, como bien buscado y anhelado.

He de levantar la vista ahora
a por los espejos,
volver de lo que está lejos,
tornar sentido lo que aguarda en el tiempo,
sembrando, bañando triunfante la llena
luna de entre las flores,
envuelto, de aquel hombre
que te vió en la gente.

He de ser como el agua, que
serena brinda con el viento,
o imitar a la montaña,
que siempre en la altura ama,
o como el valle y su alma,
que trenza su voz a la
hierba volviéndose un silbido,
alto de mirar lejos del olvido,
sueño que vacila con un amor contínuo,

si amarte, y seguir soñando y al soñarte,
beberme en tus besos hasta el despertar,
si soñarte queriéndote amar,
y al amarte ser ese poema
que me deja tocarte,
y besarte y entrar y una vez adentro,
quedarme en ti.

Mi sueño de seguir soñando tiene tu nombre,
paseando de uno a otro de mis ojos,
lleno de ti mi rostro enamorado,
lleno de ti, derramánose en tus sueños.

Me colaré esta noche,
¡deja abiertas las ventanas!,
te amaré despacio hasta que mis
manos te vuelvan a perder,
y encontrarte en mis sueños,
para que los dos estemos.

T de S
MRGC
Namaste