viernes, 6 de septiembre de 2013

Porque sólo tú

Porque sólo tú

 
"¡Si me miras, que no
me parezcas menos hermosa!,
¡si me tocas con tus ojos claros,
que el pincel de tu palabra
me descubra,
ay procurada ilusión!"

Nosotros

En algún lugar existimos,
sólo tú, sólo yo,
como si nos entregáramos juntos
al instante, como si no bastara perder
la cabeza y tener al mismo tiempo la
confianza de la ternura, como si vivir
fuese arriesgar todo de una vez a una
sola carta, sabemos confiar uno en el
otro cuando los demás dudan, en algún
lugar nos amamos, sólo tú, sólo yo,
sin esperar ni cansarnos por la espera.

De tarde en tarde el silencio me distrae,
mi mano le quita el polvo a esas huellas
que el tiempo ha dejado,
el salir juntos tomados de la mano,
el suspiro al despertar y encontrarte a mi lado,
el saber que no te irás y no vendrás,
porque me amas.

Colocada en mi alma estás
dispuesta a ser rocío,
no hay preguntas,
no hay respuestas,
¡sé que sueñas con mi amor
aunque calles tus palabras!,
aurora de suave mañana
en un jardín de hojas pardas,
fresco en la piel buscada de pétalos abiertos,
de pétalos rosados,
de capullos blancos,
¡en algún lugar existimos pero no más una
gota de rocío, te susurra mi amor!

Mi amor que de pronto quiere
sentirse tu boca,
que quiere tocarte torpemente como
conquistando estrellas, que quiere en las
sábanas de tu cuerpo seguir tus pasos,
mi amor, a tu costado,
resbalando y adentrándose en ti,
lanzado al viento que tú enredas y atraviesas
y gimes, a tu costado, y en el alza de tus brazos
desatada toda mi sed.

A tu costado,
y en manantial la quieta inquietud,
y ser parte de la nada quedándome cuando llego a ti,
a ti, mi palabra, mi rama en flor,
donde poso mi mano y tu mano y nuestro corazón
y las ventanas,

en algún lugar existimos, sólo tú, sólo yo,
¡ay que me descubra esta procurada ilusión!,
y colocada en mi alma tú,
porque sólo tú eres tú.

T de S
MRGC
Namaste