jueves, 5 de septiembre de 2013

Piano de olas

Piano de olas

 
Siempre siento por tus
besos, el sabor de un
secreto guardado
tan sólo para mí,
que se detiene el tiempo
cuando quieres decirme
y me besas, que tu voz y
tu piel son brazos que a mi
cuerpo guardan cuando me
encuentras, que siempre mi amor
es nunca y el primero y el último,
cosas que nunca te digo,
cosas que sólo yo.

Supongo que quererte como te quiero,
es algo en mi corazón que me dice
que por ti muero,
que hago silencio cuando me miras,
que me lleno de ti al unirme a tu deseo,
que me despierto desnudo toda vez que te sueño,
o sea cada noche.

Mi amor tiene dos muertes para sentirte,
la del ocaso, cuando el último gajo rojizo
parece acelerar la intimidad que llega,
que despierta tímidamente para volar hacia ti,
la del alba en arena marfil,
que como un poema te escribe a por
tu sueño reciente,
y tu aroma,
y tu olor en mi piel,
y tus palabras y mis palabras, amándote, esperándote,

muy dentro al caer,
así como el arribo de la lluvia,
como esa poesía que en bello árbol ha sido concebida,
así descubro el amor en ti de mil maneras.

Necesito tu voz,
que me mires, que me toques, tu paz
y la humedad de tus labios,
necesito pensarte con la fuerza del olvido,
necesito extrañarte sabiendo que estás aquí.

Puedo querer tu paisaje al reclamarte,
puedo esperarte noche tras noche hasta reconocerte,
puedo desearte entre quien fuiste
y quien eres y quien serás al amarme,
puedo despertar la inquietud y cargarme de miedos y quimeras,
puedo estar junto a ti y encender las flores,
y abrir mis manos donde tiemblas,
y en un piano de olas tocar para ti tu canción.

¡Siempre siento por tus besos
que se detiene el tiempo,
cosas que nunca te digo,
cosas que sólo yo!

T de S
MRGC
Namaste