miércoles, 18 de septiembre de 2013

La diferencia

La diferencia

 
Dime amor
si los ruiseñores aún son los amantes
de los primeros lirios, pregúntale a las rocas
del río por las eternas rosas, ¿acaso el cielo
las ha teñido de azul espino, derramándose
en fina hierba y rocío?, dime amor, ¿tienen
los sauces algunas lágrimas nuevas?,
dime trigal, dime lluvia de Abril,

dime amor, ¿hay violetas florecidas en las estrellas?,
¿hay ciruelos de pasión en el ocaso?,
otra vez se desnuda el árbol de su ligero
otoño y de su primavera en alba, y las acacias,
y las nubes que el sol rompe y arroja a las
sombras que asoman, a mis centinelas de olvido,
quise gritar y volverme verdugo,
quise infantil despertar en el mundo,
quise partir pero no he podido,

¿hay maderos en la aurora?, dime amor,
¡son tantas las veces en que el cielo y el suelo se
me confunden!, dime amor, ¿es mi alma quien
necesita un cuerpo que acariciar, o la vida, que como
el agua, se me escapa en cada verso por los besos
que no he dado, por no tenerte aquí, en mi costado?,
dime amor, ¿me permites recostar mi cabeza en los
hombros de tu luna?, ¡dame amor mío tu ternura!,
dime amor.

Calla amor los ruidos tan sólo un poco,
y llévame, el infinito intentará llenar mis días
con susurros de quizá, conversos perseguidos y
destino que cual lluvia, me hablará en sueños dejando
de par en par, abiertas mis ventanas.

Ilumíname amor, ¡sé conmigo la diferencia!

T de S
MRGC
Namaste