jueves, 19 de septiembre de 2013

Ebria de toda esencia

Ebria de toda esencia

 
Tan sólo quiero tus ojos y un pedacito
de tu voz, tus ojos para que cuando yo
deje caer mis párpados,
pueda venirme aire y arrebatarme contigo
para sentirte en mis labios,
para tropezar con tus alas, tu voz,
para hacerte posible a mi lado,
entregándome tus manos en palabras
y tu voluntad, distancia que me abraza, y me
señala y me conmueve,

tan sólo quiero tu risa cuando llueve,
y tus caprichos, tu risa para desnudar
todos mis besos con sabor a ti, y cautivar
mi miedo a perderte,
desatando mis lazos por detrás de tu pelo,
tus caprichos, para mirar con ruído a cristal
como caes ingrávida, ardiendo en espejos de amor,
porque el amor para ti no necesita tiempo,
el amor es lo que callas, cuando te ilusionas y sueñas,
con lo que estás viviendo,

tan sólo quiero tu asombro de eterno
vuelo, y conocerme en tus tormentas,
tu asombro, repentino desgarro
de tinieblas, luz que escapa, desnuda amazona de
estrellas que camina a ciegas sin nada pedir,
que se atreve a sentir sin conocerme en poemas,
tus tormentas, de colibrí sin nombre, de viento sin
roble y junco que espera, un barco lanzando a las nubes, los
puertos por los que has naufragado como excusa
para volver.

¡Te quiero libre, pura y valiente!, libre,
irreductible de cenizas, pura,
que entre los distintos mundos e historias,
seas Tú, tan solo Tú,
valiente, que me quieras tuyo
y que sepas y puedas pelear por mí,

porque me desprendo de ti y te quiero,
te deseo ebria de toda esencia,
mi mujer,
de pies ligeros, de cielo azul
y mares con espumas y brisas.

T de S
MRGC
Namaste