jueves, 26 de septiembre de 2013

Cuando desnuda

Cuando desnuda

 
Pura cuando desnuda,
cielo que desgrana
caído el viento,
un abismo lento,
un sueño suave que resbala,
mis dedos y mis labios son pétalos
de tus dedos y tus labios, cuan
silencio del alma,
a veces pequeña como el agua,
a veces transparente como el día,
pura cuando desnuda, secreta como el mar,
eres un libro que se escribe
cuando te miro.

Sólo cuando te miro me descubro,
comprendo, escucho, suspiro,
me entrego naciendo hasta que me haces,
hasta que modelas mis ojos como mis letras
en un papel arrugado.

En mí se incorporan después de ti, los pájaros,
esos que me dan motivos para viajar muy lejos
cuando te sueño, los que se acercan
como hojas de hierba pequeña, así,
arrojándome al puente imaginario de lo que es preciso,
en mí, prendada en algún sitio mi alma,
¡oh mi alma, sólo cuando te miro!

Pura, penetrándome como un cristal azul,
reflejándome al amor que no tiene palabras,
me miras, como una delicada gota que recorre
mis mejillas, me encuentras, me inclino, me acaricias,
TE AMO, al roce de tus labios TE AMO,
y arranco de ti una sonrisa.

Sin prisa, el duro cerrojo de las armaduras cae,
tú y yo libres por el aire sabiéndonos deslizar,
nos vencemos al amar,
nos ganamos al amar,
nos permanecemos extendidos llameándonos
en silencios, al vernos, al queriéndonos recrear,

pura, me entrego a mí mismo que es a ti
como al barro, para brotar en el amor
ceñido a tu desnudez.

T de S
MRGC
Namaste