jueves, 5 de septiembre de 2013

Amor impuntual

Amor impuntual

 
No soy yo, es la noche,
que entre suspiros y la
distancia se vuelve más
fría, la noche que en su
palpitar en mi rostro,
me hace el sentir de tu boca.
El murmullo de tu vos en
la penumbra te arranca de
mí para volverte alborada,
no soy yo, eres tú quien me
abraza desechando los olvidos.

Es en ese camino preciso rechazado
por los relojes, en que la ternura adopta
mi paisaje, me recoge de las pérdidas,
me ampara al abismo de las únicas
palabras que yo puedo repetir,
es en mis manos donde yo me visto de cenizas.

Nada sabe mi alma de la sombra que me lleva
al blanco del día, nada mi cuerpo sin tu piel,
sin el final de tu aliento, sin tu mirada, sin ti,
como navegar sin amarras,
como pretender encarcelar al viento volando sin alas,
como tener una sola caricia,
como un amor sin volverlo a intentar.

Los deseos justos sin esperar demasiado,
eso no es amor, escribir para llegar escapando
del silencio, eso no es amor,
la superficie del mar que aún era vírgen,
eso no es amor, no es amor olvidar la última noche
que me llevó, no es amor la diferencia en que sólo
estás tú y contigo todo es más fácil,
no es amor sentirse frágil,
y pretender que no soy el mejor
que quise ser o que he podido.

No soy yo, es la noche,
que entre suspiros y desnudo,
como un poema escrito en un muro,
me hace caer insistente en raudo vuelo
buscando una ribera,

¿nosotros?, tal vez haya llegado la hora
de vencer a tanto miedo,
tal vez ser impuntual para amarnos nos haga
reconocernos por dentro,
descarnar nuestras pasiones,
acelerar nuestros nombres en nuestro espacio
y rozarnos los labios,
para ser hombre y mujer
y hombre y mujer
y hombre y mujer a cada instante.

Las únicas palabras que yo puedo repetir ... TE AMO.

T de S
MRGC
Namaste