jueves, 29 de agosto de 2013

Vuelvo

Vuelvo

 
Saltan las aves de rama en
rama sin que el viento les
importe, se mecen las hojas
con sus trinos,
las nubes algo bajas
parecen llenar sus alas de sueños,
y junto a las ventanas yo te pienso.

Vuelvo,
mis ojos escapan de momentos,
¡es todo tan claro cuando perdidamente me alejo!,
mi erguido deseo y mis aguas,
y tus ojos que se tiñen con aquella nostalgia
en la que todo tenía respuesta,
arena yaciente en espera,
las horas serenas del mar cuando el cielo lo abraza,
el consuelo piadoso de la palabra sutil,
y mis lágrimas de ti y tú, perdida.

Recuerdo bien aquel pequeño desertor,
se enfrentó a los árboles convirtiéndolos en llanto,
casi como decir gaviotas,
casi como sombras de la luna en ilusión
trepando a por las manos,
casi de pies descalzos asaltando al amor sin tiempo,
con una realidad tímida sin saber nada de puertas,
casi el amor, soñado bien, en descanso muy cansado.

Nunca fui muy formal, tú lo sabes, no me gusta,
siempre viví al dia siguiente,
siempre me hablaron los papeles,
siempre me gustó merendar besos
y desayunar caricias,
y sentir que todo corría de prisa sin que me importe,
como las aves que de rama en rama saltan
desoyendo al viento, será por eso que vuelvo,

vuelvo, a un amor que cuide lo descuidado,
a un valiente que no huya de mi cobardía,
a un solitario que me quiera amar
aunque sienta como un niño,
a un distante ayer que nunca perdí en el alma,

vuelvo,
¡aquí en mi mano una moneda
que quizá debiera guardar!,
pero entonces te envío suspiros
para llenar tus alas de sueños,
y junto a las ventanas yo te pienso,
cercana estás, a un paso,
me miras y te derramas,
¡te estoy viendo y amando!

T de S
MRGC
Namaste