sábado, 31 de agosto de 2013

Provocaré

Provocaré

 
Provocaré el sonido de las palabras
que mi voz, cuando te llama, arroja
a los remolinos del viento, provocaré
los besos cuando no pueda decirte
cuanto, cuando mis brazos en torno
a tu cuerpo, sean un árbol a punto
de balancear, provocaré las ganas del mar,
cuando mi gorjeo de madrugada te
entregue las alas, y desnude a la luna
con caricias de sol,

provocaré al amor, a la hora de las
estrellas rutilantes y gotas de rocío,
como el destino de un instante en la
noche, provocaré el desborde de la
espera por una mujer, y sentiré el placer
sensible que se cobija en la intimidad,
una verdad de pieles que saben solamente
de privilegios, manos curiosas vagabundas
de labios, presidiarios donde las bocas
detienen las sonrisas, nubes místicas y TÚ Y YO,
amantes latiendo,

provocaré el encuentro, desde el ondulante
océano de tu sombra, y me susurrarás TE AMO,
¡¿qué será de mí cuando yo asome a que eres
la que siempre esperé?!, nos descubriremos,
nos miraremos, a salvo estaremos de los
sueños que se contentan con vernos pasar,
TÚ Y YO Y EL MAR, aproximándose,
tocándonos, en un herbaje de pecho que
vibra en hojas, que tiembla provocándome
un suave aroma de capullos en mi sangre,

provocaré los suspiros apenas sofocados,
los juramentos rotos, las promesas incumplidas,
la obstinada y salvaje voluntad de tu alma,
provocaré mi rebeldía, el sutil aire de tu nombre,
y me vendré hombre hambriento de ti, confesado
en tu cielo, provocaré tus desvelos, murmuraré en tus
sueños acariciando tus praderas, y en tus cabellos de
libertad, seré la indomable audacia de mis cuarenta y tantos,
que provoca al carruaje de tu arco iris, llorando y volviendo
a llorar, declinando en flores, provocándote a ti.

T de S
MRGC
Namaste