miércoles, 14 de agosto de 2013

Pregúntale

Pregúntale

 
Pregúntale a los techos de
nubes blancas por mí,
que te digan si es que no
me han visto despacio, vacilante,
como aplazando la armonía de mis alas,

pregúntale al ruído de pinos
enredados, que te digan si es
que no han visto mis manos
desatadas en el viento, huyendo del
azar caprichoso de brisas, querencioso de engaños,

pregúntale al desarraigo de tu voz y de la mía,
que te diga si es que no ha visto en la orilla
rastros de mi mirada, caricias robadas de
tanto mirarte aquí a mi lado, de escucharte
en el silencio, aquietadas aguas de cielo
que al abrir los ojos tú clavas en el día, pregúntale,

pregúntale a los pájaros que fingen amor,
que te digan si es que no me han visto serle fiel
a los secretos que de ti, aún penden de mí,
a las mañanas sin armas, a las tardes en cristal
en esta casa donde estoy de paso, a los pies descalzos,
fulgor del momento y ansiedad,

pregúntale a la verdad, si es que no me ha visto
ser luz de sol y de luna, luz de ocaso y otoño,
luz de hombre y mujer como el más proclive de
los cantares, amarre que me agita y te rinde, pregúntale,
vé, invéntate en el pecho una rosa y pregúntale,

con tu primer palabra mis labios se volverán mar,
la espuma y la sal envueltas en hiedras,
en un amor ardido, pretensioso, a cobijo y en el aire,
pregúntale, yo quiero ir y venir de ti hacia ti misma,
yo te amo con un amor así, pregúntale,

pregúntale si alguna vez, yo te he dejado de amar.

T de S
MRGC
Namaste