jueves, 1 de agosto de 2013

Mis hojas, tu árbol

Mis hojas, tu árbol

 
¿Dónde están las hojas que
del árbol pendían, cuando
tus labios y mis labios, cuando
ya no hubo dudas de ti y de mí?,
¿dónde están los pájaros que
afirmaban las ramas, cuyos gritos
eran la savia del sol, cuando el amor
fue el verdor de nuestra confianza?,

¿dónde están las tardes de pensamientos
vagos, que grababan tu nombre y
mi nombre en el tronco, cuando
nuestros rostros, crepúsculo tierno
de hierba en sombra?, ¿dónde las
alondras de papel que arrojábamos
al aire, cuando las raíces de nuestras
manos tiritaban, cuando las caricias
robadas de nubes, fueron el claro
oscuro de la pasión?,

¿dónde del corazón, su ocaso?, tal vez
ni en ti ni en mí, tan solo en las estrellas
y en el mar quieto, ¿dónde los deseos de
verde azul y gris de calma?, ¿dónde la paz
de brisa en la copa, y los ojos que miran
desnudos de secretos?, ¿dónde el cielo
que se acerca a veces a la orilla de lo
que quiero, convenciéndote que mirarte
muy despacio es hacerlo con amor?,
¿dónde el final de los sueños?,

¿dónde este deseo de no morir, vivir
amando, temblando en un amor de
plenitud, hasta que amanezca lo que
siempre pensé, que el día y tu color
son en mí, cada vez?. Tengo el alma
rendida en mis nidos, esperando,
“no me sueltes”, “no me pienses”,
“no me oigas”, piérdete de cara a
mis arroyos y suéltame las manos,
de tanto buscarte en el aire me
duelen los párpados, al borde de las
hadas que solo mis lágrimas revelan,

¿dónde la luz que nunca sufre?,
¿dónde los abiertos jardines?,
¿dónde el agua?,
¿dónde mis hojas y tu árbol?, ¿dónde?

T de S
MRGC
Namaste