miércoles, 10 de julio de 2013

Una voz enamorada

Una voz enamorada

 
Permíteme escribirle a tu silencio ...

Tandil, un día con nubes,
una sierra difusa que imagino húmeda
a lo lejos.

Silencio, pon mi calzado a sus
ventanas, para seguirla,
para esos días en que ella quisiera
derribar las puertas pero no puede,
haz de mí una barca vacía cuando llueve,
y que pueda tropezarse su piel con mi
traje sin palabras, para volverse
río y rocío y el andar,
mientras las gentes ríen porque ella está loca,
dale silencio el llanto,
y un viento que la arranque
esparcida en mi corazón,

silencio, el amor siempre es castigo cuando
lo ponemos delante así que, cuéntale,
los instantes son el mismo tiempo que los sueños,
suéñale, pobre en sus horas, rica en sus noches,
que estar viva es volverse luna,
es arroparle a la mar en su cuna,
es resolverse mujer cuando el instinto,

silencio, dile que cierre los ojos,
que su color sin sol será mi cuerpo,
mi cuerpo que precipitará desde sus ventanas cuando
ella las abra, su alma, que será la sombra de mi alma
que se lanza encendida cuando ella diga que SI,

silencio, la rodea el cielo cuando soy un eclipse,
al amar, me marchito en su pelo cuando a su lado estoy,
hoy, que los pájaros preguntan por ella me he vuelto
una pluma fina, pregúntale si no ha encontrado sin sentido
en el suelo un suspiro de ave, dile que era yo, ese
gajo de nada a sus pies destinado,
ese azul constante hasta muy lejos reflejo,

silencio, es extraño como el tiempo afirma lo
que exhala el pecho, yo no quiero más que su ocaso,
su frente en mi regazo, su cómplice mirada cuando el mundo
parece descansar al poniente, silencio,
¡cuándo duerma llévame fielmente a sus brazos!,
¡cuándo despierte déjame en sus labios!,
es mi sangre que para siempre le dirá TE AMO,
es mi aliento derribado en conjunto en su costado,

silencio, en mis manos levanto una tormenta,
dile que soy una voz enamorada.

Atentamente,

Cierto coraje de alas

T de S
MRGC
Namaste