miércoles, 31 de julio de 2013

Un instante cualquiera

Un instante cualquiera

 
Dijo Borges una vez ... "un instante
cualquiera, es más profundo y
diverso que el mar" ...

me gusta contemplarte desde mi
desnudez, saberme dueño de tu piel,
quedarme con pétalos de tu aliento
cuando te beso, robarme retazos de tus
ojos cuando te miro, sentirme destino de
un mágico mundo cuando tu voz se
vuelve murmullo, y comparto caricias
de luna, a los pies de tu cuna, en tu lento jardín,

me gusta ser el aprendiz, de la soledad
que descansa en tus cristales, de las ramas
en vanidades que son la agonía del sol, de los
momentos de amor cuando las manos
recuperan su memoria, de los desiertos días
en donde pierdes todo y sin embargo, insistes
repitiendo el camino, me gusta aprender del arte
del olvido y morir por amor, porque sólo muere
de amor, aquel que lo ha tenido.

Por si te preguntas quien soy, bueno mira,
soy un hombre feliz al que le importan
tantas y tantas cosas, para nada triviales,
por ejemplo, la prontitud de la vida al
amparo de la lejanía de los recuerdos,
la maravilla que nos consuela, la otra
brisa que nos acecha que es la muerte
vuelta promesa, la batalla que el amor
libra cuerpo a cuerpo con la duda, la
dicha de borrar la tristeza con una palabra
que se inclina, con una puerta que ha
quedado abierta a la espera de tu primera lluvia,
mientras cubro mi rostro con mis manos,
¡no quiero mis sentidos quiero, el gemido
de mi alma repitiendo tu nombre!,

cuando escribo soy ese hombre
que se pierde en el ocaso,
un dedo en un silencioso espejo, un verso
furtivo aventurero del alba, tú me das la calma,
tuyos mis poemas, tuyos mis secretos, de ti
los cielos en celos de amor, de ti el tiempo y
mis sueños, tejiendo dicha y dolor en un río
innumerable de universos.

Me gusta ser el poeta de amor en amores,
un ruiseñor de una tarde,
un colibrí pensando que los Dioses
han sido avaros y por qué no, miserables,
un poeta es una red que atrapa la luz que a veces la vida,
un poeta es una herida que sangra en cenizas,
entre grietas de rosas, antigua voz,
espada de algún rey,

me gusta ser la ley, de una rima que jamás sigo,
de una forma que no persigo
y de un camino, que es toda mi libertad.

El amor para mí es la verdad, lo demás,
todo lo demás es una pérdida de tiempo.

T de S
MRGC
Namaste