martes, 30 de julio de 2013

Reflejos

Reflejos

 
Vi mi reflejo mientras pensaba
en ti, colgado de tu sentimiento
me vi de pie tras una ventana,
había estado ahí desde el principio
de los tiempos, pendiente de ti
y de tu libertad, en la sangre de
mi tinta vibran la mujer que eres
y el hombre que te sueña, eras
una mujer dentro de un hombre,
mi nombre latiendo en tus labios,
me vi en tu espejo, yaciente en ti,

vi mi reflejo mientras te amaba,
creyéndome perdido en el silencio
de tus ojos, vi sonrojar mi rostro
en tus palabras, en tus caricias,
sentí que un crucifijo me atravesaba
las manos, me vi descalzo de ti al mismo
tiempo que flotaba en tu ternura,
no tuve dudas y sin embargo,
me rendí poseído de tu certeza, eras
una estrella dentro de otra estrella,
un estruendo distante gimiendo dentro de mi,

vi mi reflejo mientras lloraba,
vi mi final en cada comienzo, comprendí
que el universo siempre corrige su curso,
acepté que el mundo no es más que un
hombre y una mujer en comunión,
me vi entregarte el corazón, desnudar
mi alma en tu alma a la vez que el
desierto tomaba su forma, vi mi sombra
en tu búsqueda, sentí mi camino,
los poemas jamás leídos se apoderaron
de mi en un suspiro y de pronto,
arrastrado por la oscuridad como un ladrón,
vi el amor, el amor que me ofreces,
mi alivio, el amor que viene conmigo
y que aún suele temblar como una hoja,
vi mis lágrimas en la piel de tus senos y
comprendí que te entregaba mi cielo,
que mi amor era todo lo que tenía para ti,

vi mi reflejo a través de ti,
¡el futuro tan definido!, imaginando el
momento en que los dos estemos en
el mismo tiempo, en que todas
las barreras desaparecieran, nadando
en el mar por debajo de la piel,
fragmentos de ti, mujer, de tus hierbas,
y yo permitiéndome ser, cada vez más algo de mi,

me vi siendo el último en marcharme,
¡es extraño la manera en que las cosas cambian!,
el amor es el lugar, la orilla, el amanecer,
la mirada, un árbol caído, es oir cantar al viento,
es sentir las semillas de brisas en el rostro,
yendo para la tierra,
bebiendo para nacer,
subiendo escalones al cielo,

me vi siendo ese sueño, del que no quiero despertar,
mis sueños reflejados en ti.

T de S
MRGC
Namaste