miércoles, 10 de julio de 2013

Por buscarte, poesía

Por buscarte, poesía

 
Tu rostro pierde sentido
cuando el recuerdo se
rehusa a partir,
y respiro apenas sin memoria,
y el cielo es un oleaje en
mi cuerpo que derrama
ecos, que en el silencio
reposa cuando nuestra
historia ignora la razón,

y soy la inmóvil luz del tiempo que no sacia,
y tu presencia se aferra a la
quietud de un pájaro delgado en mi balcón,
¡ni el viento lo conmueve!,
¡ni la incipiente lluvia parece en su pecho
herirlo en su vibrar!, como si supiera que
amar es mover las hojas y despertar,
como desvanecerse entre alas
y por todo el espacio girar,

como un cuerpo que flota me tuve que enamorar,
para en tus brazos olvidar ser un trazo y volverme brisa,
para crear un óleo de cada suspiro cuando me miras,
para soñar una escultura en la puerta que se abre
cuando me piensas,
¡he padecido cada instante de las horas!,
¡me ha conmovido la codicia de tu boca!,
nadie sabe que por el hilo de tus pasos, insisto,
sin ojos o con ojos fijos, buscando el reflejo que te prolongue en mí,

te aproximas sigilosa, secreta en mi contar,
despiertas en mí el goce que engendran tus labios cuando te siento,
y cedo a ti y me desnudo,
y me despojo inmenso de tu pregunta, ¿me amas?, ...
¡una tiránica caricia quisiera partir hacia donde habitas!,
y sin nombre más con avidez, fundir mi piel a tu piel,
y ser el hombre que esperas te contemple
profunda y ardiente, oculta y húmeda,
y tú la mujer de mí mismo que insiste porque existes,

porque eres de mi alma y también un sueño,

y mis palabras,
y la fontera de mi vida,
y la tiniebla de mi sangre cuando demoras y me llevas,
y los párpados que caminan andando, entre irse y quedarse.

Mis papeles retoman el mismo verso,
por buscarte, poesía,
por perderme en una vuelta más.

T de S
MRGC
Namaste