lunes, 8 de julio de 2013

No me pidas

No me pidas

No me pidas que sea un gemido
en tu espalda,
no lo hagas,
pídeme que te acaricie como a las hojas
de un libro, suavemente, con paciencia,
desnudándote en palabras,
mirándote en cada verso,
dibujando con silencios las curvas de tu poesía,

no me pidas que sea un deseo entre la noche
y el alba, un aliento tenido a mano,
una lámpara que cae como buscándote en las sombras,
pídeme que me vuelva paloma que en su
oficio de poeta, deja en tus ojos un sin fín de
estrellas, que arroja a tus pies cuando te besa,
en pétalos del universo,

no quiero ser los pájaros que tú sientes,
cuando TE QUIERO, porque te quiero, claro que si,
en los poemas que suelto al aire yo te quiero,
en el manifiesto de mi esperanza cuando las hadas
me preguntan por ti, por si te quiero,
no me importa la ausencia ni la distancia,
ni siquiera un poco, ni más o menos, YO TE QUIERO,

pídeme ser más de lo que soy, de lo que entrego,
llenarme de ti cuando la luna, vaciarme de dudas
cuando ser tuyo sea la hora, la ternura, pídeme la
aurora de tu alma gota a gota, no me pidas madrugada
sin ti, con mi corazón callado en tu ventana,
no me pidas la vaga presencia de mis alas sin mi sangre,
no me pidas repetir mi nombre sin mí, no lo hagas,

te quiero viva en mi pelea con mí mismo,
quiero que puedas ser mi verdad y saciarme de ti,
de ti, de tus ojos, del camino que alguna vez pídeme,
pídeme ser tuyo y correr a ti loco, ansioso, bohemio y libre,
pídeme, yo voy soñando destinos en tu pasión,

no me pidas ser el viento de tus álamos,
pídeme ser el descanso,
pídeme, ser la voz de tu amor.

T de S
MRGC
Namaste