miércoles, 3 de julio de 2013

Mujer de cenizas

Mujer de cenizas

Cuando me extrañes
haz una trenza con la bruma,
a un rayo de luna grítale mi nombre
y corre, corre como si arrancaras
del amor una pasión irresistible,
huye como si en la noche extinguieras
tus lágrimas y guarda en el azahar
mi corazón alma con alma,
no sintiendo más que mi boca en tu boca
cuando me extrañes,

cuando me extrañes respira apenas,
apenas en los ecos con tus ojos abiertos,
apenas en los silencios cuando todo esté lleno
de los pájaros del mundo,
apenas la voz,
tus labios voz donde todo empieza,
tus mejillas bellas que entrelacen mis manos
y yo no esté cuando me extrañes amor,
cuando me extrañes,
quiéreme hablar con una palabra
como bien pudiera ser,

cuando me extrañes márcharte
sin dejar huella,
en vano ensaya un recuerdo y simplemente
seduce a la simple brevedad,
una gota de rocío en una flor,
una ráfaga de arrebato en una marchita hoja,
una brisa remota envuelta en un confundido beso
que no llega, unos ojos que
reflejan lo que otros ojos no miran,
y una poesía confundida que batalla en las pupilas, ...

"si avanzar hacia el abismo,
si los suspiros van al aire o son aire
o un paisaje que quisieras, pero me extrañas,
como se extraña cuando el amor se olvida",

cuando me extrañes,
cuando en el viento me percibas vibrante y claro,
cuando te atrevas a la mañana y acaso yo,
serás un silencio que arde,
la forma de mi cuerpo que despierta,
y llámame púrpura por besarme y desliza,

cuando me extrañes
la lluvia tendrá un vago aroma a ternura,
en una página en blanco
conjugando a la brisa, mujer de cenizas
serás el tiempo y los objetos,
serás la tormenta, que tiene un lirio color a fuego,
un lento secreto a dos siluetas condenadas.

T de S
MRGC
Namaste