viernes, 5 de julio de 2013

Muchacha

Muchacha

Pequeña,
desnuda,
en la mano mía
como una rosa en mi boca,
me provocas, de pronto,
como rasgando mi pecho con tu voz,
vuelta aliento, tus ojos, desatando apenas
tu mar, inclinado hacia mí,

me llenas,
caes sobre mí como gotas en mi alma,
tus ansias gimen cuando atacan,
la ola de tus silencios no encuentra mis
palabras y en sombras, te derramas en mi
espalda en manantial,
quieres salir de mí,
tú quieres no tener límites,

me viertes,
tus manos furiosas como si me hubieran
volado, cierras con un beso mi boca,
me estás esperando, te deseo,
tus pechos, tu cintura, tu palpitar veloz
que culmina en mí, en mi amor, en mis aguas,
en mi luna y piedras gastadas en matorral,
vuelves siendo un quizás,
mientras mi sed y mi hambre acechan,

cuando te veo recostada en mi cuerpo,
veo tu piel, tu color arena, tus hombros
abrazados por el sol, siento tus palabras de amor
que tiemblan desde tus labios, y tu cielo
interrumpido por mis besos, como un caudal
de excesos, como una belleza que entonces,
sólo mi fuego comprende, ¿sabes qué mi amor?,
yo no invoco tu nombre en vano, ¡me tienes de ti, enamorado!,
eres mi muchacha salvaje,
mi tiempo en la distancia,

te mueves hacia mi corazón,
te esperaba, unes las noches de nuestras
miradas separadas, te entregas, me encuentras,
te encierras en mí, ¡me amas!,
¡mi muchacha perdida!,
¡cuanto dure por querer durar la vida,
arderé por ti, por siempre!,

de ti nada malo,
de mí,
¡todo mi amor, amor mío!

T de S
MRGC
Namaste