viernes, 12 de julio de 2013

Medianoche tú y yo

Medianoche tú y yo

 
Casi medianoche,
por lo menos aquí,
imagino descansas abrazada
a los aires de mi ausencia,
tu cuerpo yace en el ayer,
en el afán del retorno, en el
anhelo de que vuelvan una
a una las caricias, tu piel
otrora brisa, se conmueve
exactamente a la medianoche,

casi blanco el ocaso que se
deshace como gajos de tiempo
entre tus manos, fugaz recuerdo
de almas como alas, azar de granos
de arena que cuelgan de un hilo que
se parece a la vida, “¡si quieres me miras!”,
no encontrarás mi boca tan sólo
un beso, no hallarás mi lecho ni la
orilla del deseo, quizás un mañana,
a la medianoche no lo sabes empero,
el amor se inventa sin tierra ni agua
ni fecha, no más se posa en el marco
de tus ventanas,

medianoche, el cómplice se vuelve
impaciente por la espera, palpíta la fe
de los faroles de la luna, “¿me abrazas?,
no tengo brazos, ¿me sigues?, no camino”,
medianoche, el cabello de las sombras
se vuelve un rumor del mar, un intento
a fuerza de silencio donde duermen mis
huellas sin rastro de ti, ¿y si hubiese otra
luz más en el mundo que hubiere que buscar
a ciegas?, ¿y si las voces bramaran , forjadas
fieras en la distancia?, al borde de la nada me calma
tu ansia errante, donde el amor se viene
nuestro infinito,

medianoche, razón y grito,
por cada golpe de tus ojos, mis labios se vuelven
una sola gota de cielo que de tu piel cae,
medianoche desatada en flores, juntos tú y yo
derrumbando senderos, antes del manantial fueron los
ríos, antes de mis sierras fue tu orilla y tu mar,
medianoche casual, medianoche húmeda rodando
por tus lluvias, amaneciendo junto a ti, sin ropas,
derramado en el otoño de tus caderas,

medianoche, ¡me quedaré a tu lado mientras
tú descansas, hasta ser tú!,

medianoche, polvo de trigo vago,
¡nos encontraremos en el tiempo!

T de S
MRGC
Namaste