jueves, 25 de julio de 2013

En mis manos

En mis manos

 
Palpita en mis manos el tiempo,
como verso de madera lascivo
y quebranto, de pie al costado
de la humildad, una palabra
que sabe a verdad, y tú y yo
caminando sin rumbo, por
postreros senderos de la vida,

palpita en mis manos una herida,
un juego perdido entre tu piel y
mi cuerpo, un cielo vuelto destino
que sólo de estrellas sabe, un
fragmento de tierra y vino, un amanecer
marino que te roba el corazón,
invadiendo tu boca con gotas de lluvia,

palpita en mis manos tu Valle de Nuria,
una corona de espinas de dolores y alma,
palpita en mis piedras desnudando mi morada,
una suelta en monedas de oro, un Judas
tembloroso en la mejilla, una tregua hecha brisa
lacerando las espadas, un camino quemante, un
pájaro que grita, un aroma que trepa caprichoso,

palpita en mis manos tu rostro,
una hierba sin raíces como la sombra de un
silencio, uno a uno los momentos, en donde
ni la luna, ni el aliento ni la aurora, como si al
amar alguien me hubiera olvidado los besos, palpita
en mis bosques tus deseos y mis ramas, una caricia
que el alba humedece mi piel, cuando en susurros,

palpita en mis manos un sueño, errante y profundo,
perdido, por una lágrima que por amor abierta,
palpita la furia de un sentir encarcelado, palpitan
mis manos, haciendo del mar un racimo,
una sola gota azul que vibra, y late y palpita,
palpitan mis manos en un arrebato invisible,
cuando tus manos acosadas de ternura,

palpitan fugitivas y contrarias,
mis manos son una burbuja,
que el sol y la luna combaten,

mis manos vuelan delante,
hambrientas de crepúsculo,
palpitan.

T de S
MRGC
Namaste