jueves, 4 de julio de 2013

Dos cuerpos

Dos cuerpos

Dos cuerpos, el tuyo y el mío,
dos sombras sumergidas en la
noche, cuando el desierto de las
manos no alcanza, cuando el agua
se vuelve raíz enlazada al alba,
dos cuerpos, una sola voz cayendo en
el vacío de dos alientos, un beso,

dos cuerpos, dos alas viejas y
nuevas de dos heridas de luna llena,
dos ramas que se hacen vida en
nuestras bocas, dos intentos que se
provocan, una mirada sensual detenida
antes de ser palabra, una duda que desnuda la piel
moviéndose hacia el cielo, un silencio,

dos cuerpos, un largo velo apetece
dejándonos embriagar por la costumbre
de sentirnos, por la rutina de un amor que
aún nos conmueve, dos manos que tiemblan
sangrientas en el pecho, como dos clavos y un madero,
¡el universo invita al amor desgranado sobre el sueño
de una flor, un cantor de poeta bajo la suave brisa",

dos cuerpos se acarician, uno alocado el otro, sensitivo,
el alocado busca la dulzura extrema de un
racimo de rocíos en tu regazo, el sensitivo,
una suma de cariños en brazos suspendidos,
el alocado maldiciendo su destino en llanto
mar, el sensitivo, un poeta cual niño,
un soplo de olvido, un sueño abreviado en la arena,

dos cuerpos, dos entre miles y miles de blancas estrellas,
¡ay amor de mi locura!, ¡ay mi amor!

T de S
MRGC
Namaste