sábado, 6 de julio de 2013

De corazones y almas

De corazones y almas

Por miles de años golpeé puertas
esperando hallarte, por otros tantos
miles de cielos viajé por los sueños,
como en una escalera sin fin que giró
y giró y giró, haciendo de mi esencia
mil guerras, deseando de cada estrella
la luz que me guíe una vez más hacia ti,

por miles de torres me trepé a los
silencios, buscaba rastros de tu cuerpo,
lágrimas y alientos que hubieras abandonado
después de amar, por entre miles y miles
de olas de mar, entre millones de nombres
me enfrenté a tus labios, y sólo vi pasar en
peldaños, miles de destinos en miles de hojas
por miles de miedos,

por entre miles de soles me balanceé en el
péndulo del tiempo, y me abracé a la verdad
del pensamiento, de un sólo rayo de luna que me
dijera ¿qué fue de tu piel?, ¿dónde la mujer
de singular caricia, la que con una sonrisa me
robaba el rostro, me conmovía?, miles de veces
grité te amo, por otros tantos de miles te quiero.

Puedo ser inocente, si es tu deseo,
puedo volverme un vulgar rey sin tierra alguna,
por un gajo de ternura, por un hijo peregrino,
por la simpleza de creer en lo que creo y así,
por misteriosos senderos entre miles y miles de
piedras, vestirme de eternidad anhelando poder
encontrarte, hasta que me ames,
hasta que te ame,

hasta que nuestro amor sea un dulce anhelo de
agradable arroyo, un apacible ángel dormido
y sonriente, hasta que nuestro amor sea un
sueño de lluvia, un jardín en el desierto,
un fuego que entre dos corazones, jamás morirá.

De miles formas intenté ser el hombre de
una sola promesa,
y me di cuenta que nada es lo que parece,
¡tan sólo soñé contigo! y me desperté en vano,
un hilo de ti parecido al tiempo,
escapaba vez tras vez por entre mis manos,
como un recuerdo de corazones y almas.

T de S
MRGC
Namaste