miércoles, 24 de julio de 2013

Cuando me ames

Cuando me ames

 
Cuando me ames,
tócame,
como se busca una copa de vino
en penumbras, como se espera el
agua de un manantial de ternura,
con la paciencia de un junco en
su estanque de sueños, derramándote
en mis deseos, desnudando mi cielo
en gajos, susurrando esas palabras en mi piel,

cuando me ames,
tócame,
como se prepara un camino que se abre
a nuestra mirada, desplegando las alas
de un sendero de alta montaña y palpitar
de nubes, cayendo en un paisaje refinado
de sombras, con la ligereza de una alondra,
con la suavidad de una brisa que espera
que su fuego la invite a bailar,

cuando me ames,
tócame,
penetrando mi aroma de paciencia,
llegando tarde a cada cita más con esmero,
sin tiempo, con espera, como un ave
que roba una por una las estrellas,
y flota en verde paz, floreciendo eterna
en el aliento de dos bocas que se encuentran,
que se saben sedientas de una calma,
un entregar el alma sin extrañar el corazón,

cuando me ames,
tócame,
bésame despacio por mis muslos,
paso a paso llévame a tu ritmo,
cabalga sobre el río de mi pasión,
y funde tus aguas con mis aguas en un grito,
un grito perdido vuelto mi pecho, un grito
suave de manos abiertas dormidas en rosas,
como una gota en cristal envuelta en rocío,

cuando me ames,
tócame,
como si temieras por el alba,
como si mañana estuviese muy lejos y las
horas no existieran, no te reserves nada,
quiero quedar enredado en tu mundo,
quiero llevarte rendida a mis silencios,
cuando me ames, tócame
como si todo lo que existe
de nada importara pero todo, todo por ti aguardara,

cuando me ames, tócame,
quiero me desvistas de todo lugar común,
¡tócame!.

T de S
MRGC
Namaste