miércoles, 31 de julio de 2013

Cierro los ojos

Cierro los ojos

 
Cierro los ojos,
las ventanas frías por el
invierno, el viento empeñado
en la desnudez de los ya
desnudos árboles, bailando
un vals de hojas muertas
entre vueltas y más vueltas, por el aire,

cierro los ojos,
me llevo por el silencio por un
instante, tu aroma es el recuerdo
que a mi costado, abrazándome, te pareces
a mi cuerpo que cae en entrega,
mientras la noche inunda a mis ojos cerrados,
incendiando mis labios como un sol, en mis manos abiertas,

cierro los ojos,
a veces una moneda rueda del libro que
siempre cae del viejo estante,
y herido como las tardes, me vuelvo el crepúsculo de la
mitad de la luna, mis ojos cerrados huyen de mi corazón
y su contienda y se detiene el viento preguntando por ti,
con su piel húmeda y su voz soñolienta,

preguntando por ti, fulgurante y espiga,

cierro los ojos,
lo que estaba dormido despierta en rocío de caracolas,
lo que supo a ausencia se ha vuelto un viaje, como una ola,
la quietud de los ecos emigra hacia el alma
y cerrando los ojos me vuelvo puerto, donde una vez te amaba,
donde pude entre el mar y el olvido retenerte temblando,
cerrando los ojos apenas besando, apenas atrevido,

cierro los ojos,
y de pronto el cielo se desviste en lluvia,
¡sé que me oyes desde lejos!,
¡sé que tus besos se parecen a mis besos cuando te llenas de mí!,
cuando cierras los ojos y yo cierro los ojos,
y en tu rostro y en tu cuerpo sientes emerger todas las cosas, las
que pudieron, las que soñamos, las que nunca nos quisimos,

las que dejamos en mitad de la calle, con tu silencio y el mío,

cierro los ojos,
eres mía, soy tuyo le voy gritando a la brisa,
corriendo libre,
a veces vela, otras perseguido.

T de S
MRGC
Namaste