lunes, 8 de julio de 2013

Camino a mi despertar

Camino a mi despertar

Y me dejas,
con mis sentires al viento,
como una boca a punto de robarme un beso,
como una luna que descansa su mirada
entre árboles añejos, como esperando,
con mi cabeza en tu regazo y mis ojos
perdidos en ti,

y me dejas,
parado en un sitio cualquiera pero siempre,
aguardando por ti, cobijando en mis manos
tu cuerpo, desnudando tu cielo hoy, y un día
y una noche, volviéndome el poema que te
descubre y que tú no sueñas, me dejas,
acariciando el ocaso derramado en tu piel,

y me dejas,
náufrago de sombras buscando tu aliento,
en un gris violáceo con el que una vez,
tú me hablaste de amor, me dejas, entre
lluvia de plumas y rocío de hojas, sin las tres
palabras que decirte, con mis párpados caídos,
de espalda al mar, descalzo en la arena,

y me dejas,
mirando al cielo, culpable,
inventando palomas con los ojos cerrados,
capaz de mi soledad, al silencio de la verdad,
renuente de amar y de compartir, me dejas,
en mi más profundo ir,
débil, amándote,

y me dejas,
sin escoger el amor, ni el momento,
ni los sueños, ni el lugar, ni la edad,
ni el sexo ni la persona, tan sólo me dejas,
como una rosa extasiada, conforme a la
vejez descubriendo que tengo dos manos, una,
para abrirme paso, otra, para entregarla franca,

y me dejas,
en camino a mi despertar, percibiendo la claridad
de tus ojos, oyendo tu corazón clamar, sin
ninguna fuerza más que ser lo que soy, y me dejas ...

T de S
MRGC
Namaste