viernes, 5 de julio de 2013

Ámame audaz

Ámame audaz

Siento que tengo celos del
aire que te acaricia, que a mi
puerta has de llamar cuando
menos yo lo espere, como nada
impedirá que un pájaro
vague de un árbol a otro,
así mi amor.

¿Sabes princesa?,
me perdí en el camino en donde
no había más que una piedra, un
poema del mundo que aún no
encuentro, un pedazo de cielo
que dialoga con el viento mientras
mi piel llora, por ver que te quiero tanto,
que te amo, que te extraño,
¡si un corazón me quedara!,

¡si un sueño con tus lamentos me
rasgara el pecho, dejándome
ardiendo rastros de tu nombre!,
¡oh mi amor, mi consuelo, mi
cómplice en la vida!, cambiaría
mis secretos por poder enredar mis manos
en tus cabellos, por llorar sin tu ausencia.

¿Sabes?, cada vez que miro por tras los
cristales, parece que te quiero un
poco más, ¿de qué me sirve desear
tu aliento si tú vives en mis suspiros?,
porque te quiero desde el eco de mi
voz hasta mis ojos, escapando del
universo, sin saber que siempre estuve preso de ti.

Algo de mí o todo de mí vuelve
a ti vez tras vez, y se agitan los
recuerdos y un terríblemente amor
desnuda a la luna, y nuestro niño la
mira con los ojos cerrados en mitad
del barranco, ¡sobre el rostro de la noche
se posa, lejana, tu mirada guardiana de mi descanso!

Tu tierra lejana y sola, con un sólo barco en el mar,
mi sierra como un junco de fino talle, el
paisaje habla de ti, el día se ve despacio,
¡si me llegaras a amar, ámame al límite,
gimiendo un silencio mutilado!.

¡Ámame audaz en mi pensamiento,
mientras el tiempo llega!

T de S
MRGC
Namaste