martes, 30 de julio de 2013

A la misma hora

A la misma hora

 
Mañana a la misma hora
te besaré,
me encontraré en tus ojos
y verás que no estoy tan lejos,
te hablaré de mí,
de los recuerdos de ti,
de las mil y un preguntas de mis sueños,

mañana a la misma hora
como si fuese la vez primera,
me bastaré para amarte,
para ser la brisa vuelta amante
en un solo latir,
y asomarme al sol de tus labios mañana,
mañana cuando mi alma se sienta pájaros de ti,

mañana a la misma hora
cuando estés completamente desnuda,
escribiré una fábula de amor entre un río y una sirena,
él, mirando con sus ojos de poema infinito,
ella, un breve mar vestida de luna,
mañana, cuando seamos tú y yo las orillas que parecían imposibles,
mañana te diré que si, cual quietud de caminante,

mañana a la misma hora
en que me acusen los paisajes,
seré el agua de tus manos,
la fecunda naturaleza de tus ojos,
el rostro que en telar pudieran mis hojas secas,
mi testamento de otoño que tu testamento considera,
mañana, cuando mi amor sea niño y tú, tú la princesa más bella,

mañana a la misma hora
como el centro ardiente de mi fruta fresca,
como el vuelo apenas que mi piel atraviesa,
como la rosa de tu boca y de mi hierba,
mañana en que el poeta será tuyo y para siempre,
mañana, no más que un hombre enramado a tus palabras
para mirarme en ti, mañana, enamorado,

mañana a la misma hora,
¡es largo el tiempo del aire!

T de S
MRGC
Namaste