martes, 11 de junio de 2013

Y fuimos libres

Juntos, tú y yo,
porque tuyos los cabellos que
derramas en mi pecho, cuando
caes rendida en mi piel al hacernos
el amor, porque mío el candor de
mis ojos cuando te encuentran,
como dos espadas en dos siluetas,
una inocente de entrega casual,
la otra verdad, plasmando sueños
al blandir de su aire,

tuyo y mío y nuestro paisaje,
porque tuya la boca que me provoca
cuando desnudas mi sombra en pétalos
heroicos, poque mío mi rostro, que
comprende la maravillosa belleza
de tu esencia, como si sentados
en un tibio jardín, tus labios
y mi cuerpo y toques de nuestras
manos, testigos de las llamas
crepitando en hoguera,

juntos, tú y yo, y en lo alto miles
de estrellas, incontables promesas
donde todos los caminos se transforman
en uno solo, el néctar de tu alma
volando a través de la neblina, ¡y como
tú sabes que ningún hombre ni
mujer es una isla!, nos dispusimos
a la conquista de nuestros secretos,
Dios y el Diablo fueron un pretexto,
el sexo la fe más cercana,

tuya y mía nuestra cama,
a los pies de nuestros pies las ropas
y los miedos, fuimos el cielo en dos pieles
húmedas, las nubes una duda que el amor
siempre olvida, tú fuiste las caricias y los
detalles de la lucha, yo encarnado en un
animal me volví luna, y con un extraño amor
que devora me apoderé de ti, de tu razón, de
tu entusiasmo, fuiste mía cuando me amaste,
me declaré tuyo cuando me sentí fuerte en tu serenidad,

tú en mí, yo en ti,
tú trepada a mi barranco, con tus brazos
en alto dueña de una visión, yo, un corazón
en ruinas latiendo en silencio, cabalgando tu
fragancia sin parar como una ruta de fuga,
¡en cuerpo y alma estoy desnuda!,
fueron tus palabras que significaron en mí
justamente lo que tú quisiste decir, yo, un instrumento
de una fuerza mayor, ¡algunos le dicen amor!,
tú en mí, yo en ti, ¡y nos transformamos en pequeños bosques!,

y dejamos que las cosas sucedieran,
de cuando en cuando el presente era todo lo que nos atrevíamos,
saltando, goteando, doliente,
¡te llenaste de mí, me derramé en ti!,
y fuimos libres.

T de S
MRGC
Namaste