jueves, 27 de junio de 2013

Viejos sitios

Muchacha,
mi clavo ardiente, mi pasión,
¿quien pudiera recobrar el tiempo
del beso de la última vez?,
ya no me mueve el miedo de ser
quien soy cuando estoy contigo,
hoy, el detrás de la distancia
huele a fragancia de nuestras vidas,
como un pretexto por nada inútil para respirar,

un punto de sol muchacha,
y tus manos rescatadas del viento
cobijadas en mi pecho,
¡como se aplazan los momentos cuando te nombro!,
tus labios me traen y me dejan
rodando por peldaños de lágrimas y sonrisas,
así la brisa de tantas y tantas lunas de soñarnos sin
encontrarnos, ¡ay rosa de tu nombre,
todo de mí te echa de menos!

¡He cambiado miles de veces y sin embargo aquí estoy!,
maldito el amor que me quema sin tu boca,
maldito el camino de AMOR MÍO, desde antes de conocerte,
te susurro dejando caer mis hojas a tu paso,
tus pies descalzos hasta tus raíces vibran conmigo
cuando me amas,
en el afuera de las paredes,
en la siembra que crece en la piedra,
en la flor que amanece por la ventana rota cuando me sueñas,
muchacha, tú eres la carta bajo la lluvia después de la tormenta.

Alguien me robó una vez tu mes,
y no supe completar la sangre que me diste,
y combatí sin armas,
y me alejé una noche navegando sin los ojos tuyos,
y fui perdiendo el mundo acostumbrándome a la ausencia de tus manos,
¡acostumbrarse es morir!,
mientras por la calle pasa la vida sin más ni más,

muchacha, ¿sabes?,
nunca dejé de acariciar las nuevas flores,
¡si caí, y fueron tantas las veces que ya ni me acuerdo, fue por amor!,
un amor que dejó tu nombre escrito como un ténue papel
olvidado en mitad de la mesa,
la tibieza junto al fuego frente a los cristales,
el desierto más duro y tu aroma,
cuando recuerdo tu voz y un TE AMO humedeciendo tus labios,

muchacha, alguien dijo una vez ...
"uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida",
la razón de mi amor por ti.

T de S
MRGC
Namaste