jueves, 6 de junio de 2013

Ventana abierta

Hoy dejaré una ventana
abierta a la luna, me desvestiré
con descaro, ¡tan jóven que hasta
los espejos parecerán sin nada
que decirse, frente a los cielos!, sentiré el
aire nuevo que huele a silencio, y sin mirarme
en otro ojos, salvo los tuyos, miraré yo al infinito,

hoy, con cinismo, juraré que nadie puede
quitarme lo que tengo,
la rima que palpita fieramente existiendo,
el pulso que golpea mis momentos, como
un reloj de arena que se dice poema,
que se siente herida, vibrando mi pecho en gajos,
de amor en tanto, de tú en mí, querida,

hoy, el instinto será real,
haré mías ¡tan mías las faltas!,
que los pecados querrán darme vida,
provocar nuevos versos ¡tal es mi poesía!,
de su sentido decir al pasar de los días, de su preciado
amor salvaje que llora envuelto en lluvia, como un
hombre sin un YO TE AMO, más que humano, más que río sin ti,

hoy, tu rocío consentido dormirá en mis manos,
tus hojas absortas y desnudas, ¡tan hondas y profundas!
como si hubieras de elegir,
como si cobrara sentido tu piel y
tu confesión libre que TÚ ME AMAS,
yo elijo hoy la batalla que lleva tu nombre, tú,
deletreas mis propios sueños en amargo desamparo,

hoy, ¡que extraño es el hoy para llegar a ti!,
perderme para encontrarte como un inagotable gota a gota,
como el agua que provoca mis recuerdos,
como tu medio mar que está y me llama cuando te nombro,
porque te nombro, sí, cuando cuento los tejados que nos separan,
cuando callo mis labios con tus palabras,
cuando me vuelvo un niño del aliento que te depara,

hoy, ¡que te amo tanto y que
de nada me sirven las excusas!,
hoy que le dejaré a la luna
una ventana abierta,
hoy me tendrás que esperar,
cuando imperativa de mí,
tú me ames.

T de S
MRGC
Namaste