lunes, 10 de junio de 2013

Toma mi mano

Toma mi mano,
caminemos por mitad de la calle
y que por andar conmigo,
me baste tu piel,
podemos venir de nosotros,
podemos partir de muy lejos
y que nos alcance el alma,
para solamente entender
y guardarnos los silencios,

toma mi mano,
tal vez creas que no caben en mi
cuerpo tus sueños, o quizá
mi locura que dicen ellos, no pueda durar
demasiado a tu lado,
lo cierto es que desde entonces soy la edad,
la extraña casualidad de ser un hombre primero,
primero que la palabra,
primero que andar pidiendo,

toma mi mano,
soy un peregrino entre las lágrimas,
sin poemas, sin recuerdos
como un titiritero del tiempo,
como un pequeño que desea cabalgar
entre retazos del cielo y nubes por alforjas,
soy el aire al que te arrojas, toma mi mano,
soy el náufrago de tus horas, toma mi mano,
conquistaré la luz y con ella el mundo, por ti,

toma mi mano,
aquellos días inciertos duraron apenas lo que
la libertad, y te supe amar al no tenerte,
y el deseo fue breve ante tanto goce,
y los paisajes resistiendo mi embestida porque yo
te quería en mi vida y tú, y tú no estabas,
ajena al alba y a mi voz, y tú no estabas,
y el ocaso y el rocío y el monte y el prado, y tú no estabas
porque tomaras mi mano, porque me amaras sedienta de mi sed,

toma mi mano,
por mitad de la acera seremos la mísera riqueza de los pobres,
andaremos fatigando el sueño del viento,
escucharemos los mañanas que vendrán por ti y por mí,
por ti, porque tus brazos vean otro sol,
por el amor que de vos y de mí, renacido,
por mí, que bien pudiera el alma provocar tu disfraz y hacerte reir,
toma mi mano, seremos tú y yo el niño de tierno llanto
que nos duerme, que nos conmueve toma mi mano.

T de S
MRGC
Namaste